ARTE Y VIDA

 

Influenciada por el existencialismo, las teorías de Simone de Beauvoir, Mayo del 68, y las revoluciones sociales de la década del sesenta, comienzo a estudiar Periodismo en Bogotá, Colombia. Un tiempo después, ante la necesidad de expresarme desde lugares más cercanos a mi experiencia personal, inicio estudios de arte en Colombia, New York y México. Mi interés por las relaciones de poder que controlan nuestra identidad y nuestro territorio, me llevan a investigar las teorías decoloniales y las investigaciones de Marx, Althusser, Freud, Foucault sobre los aparatos de control y su injerencia en la vida cotidiana. Las micropolíticas se convierten en el eje central de mis investigaciones, situando el territorio Caribe como centro de mis proyectos. Mis trabajos se comportan como dispositivos políticos que hablan de mis experiencias y el espacio social que los origina. Desde mi primera exposición en 1986 titulada “El hombre de la corbata”, la imagen ha sido un pretexto para re-conocer y re-conocerme. Por eso, todo lo que incluyo o excluyo en una imagen determina las relaciones que establezco con ella. El sistema modernidad/colonialidad fortalecido por la doctrina neoliberal, atraviesa nuestra identidad, desvirtúa nuestras creencias, y nos impone un imaginario en deconstrucción permanente para llegar a nosotros mismos. A partir de esas relaciones de poder he reflexionado sobre la cultura popular, la educación, el rol de la mujer, la desigualdad, la exclusión, y las tensiones sociales y políticas originadas por el racismo sistémico e institucional que normaliza todas las demás violencias. El arte debe ser una búsqueda constante, un movimiento perpetuo, una suerte de travestismo devorador de imágenes, formas y sonidos con la única intención de someterlos a su deseo y hacerlos hablar: es la gula del arte, la representación barroca del sentido. Como mujer blanca, nacida en Cartagena ciudad histórica y patrimonial del Caribe colombiano, plaza fuerte y puerto de esclavos durante la colonia, mis preguntas giran en torno a las relaciones de dominación incubadas en el racismo sistémico y la resistencia que surge a partir del conocimiento y la apropiación de nuestra historia. Por eso la rabia, subvertir la norma, hablar de lo que no se habla, asumir la contradicción y la duda, son acciones de resistencia, y materia prima de mi obra.

 

Muriel Angulo

Artista